Campo

La soja dejó rindes «imbatibles» de 60 quintales por hectárea

La región aportará 20 de las 57 millones de toneladas que producirá el país. Pero no en todas lados hubo cosecha récord, el noreste bonaerense se lleva la peor parte.

Con la cosecha casi finalizada, marcando el 98%, la recolección de soja de primera llega al final en tiempo y forma. ¿Qué números destacados deja esta campaña?

La Bolsa de Comercio de Rosario destacó que Marcos Juárez ha levantado polvareda a lo largo de la cosecha con sus rindes, semana a semana los resultados de sus cosechadoras fueron imbatibles.

«En soja de primera la localidad alcanzó la mejor marca consolidada de rindes máximos: prácticamente durante toda la trilla no dejaron de salir lotes con rindes de 60 qq/ha», destaca la entidad rosarina. Tambien alcanzó el promedio más alto con 45 qq/ha, al igual que Carlos Pellegrini.

En el otro costado, destacado por el gran golpe productivo que produjo los sucesivos temporales de lluvia, está la localidad de La Violeta. Se encuentra a unos 50 Km de Pergamino, dónde se registra ya un acumulado anual de 610 mm.

Los ingenieros dejan claro, «acá no hubo cosecha récord». La soja de primera promedió tan sólo 34 qq/ha. «Sin financiamiento acorde y poca liquidez, esto impactará en las posibilidades de la nueva campaña de trigo», advierten.

Lo mejor y lo peor

Con el 85% de la de cosecha cumplida, «la de segunda» está consolidando un promedio de 36 qq/ha, aportando hasta ahora 4,29 M Tn a la producción total de la zona.

«Sin lugar a dudas, lo peor lo ocasionaron las grandes lluvias, durante diciembre y enero imposibilitaron la siembra de 185 mil hectáreas».

En rindes, lo negativo se destaca en el noreste Buenos Aires, representado por la localidad de La Violeta. Allí, el promedio, con el 50% cosechado, es de solo 22 qq/ha. Por el contrario, Marcos Juárez da la nota más alta en rinde, tambien para la oleaginosa de segunda. Alcanzó los 42 qq/ha de promedio con un 95% cosechado.

En la zona núcleo la BCR estima una superficie cultivada de 5,25 millones de hectáreas, un rinde promedio de 40 qq/ha y una superficie que no pudo ser cosechada de 270 mil ha.

«Se sembraron 250 mil ha menos que el año pasado. Aumentó la participación de las siembras de segunda, pasó de un 25% a un 36%», informaron. El rinde promedio esta vez fue superior, 40 qq/ha vs 28 de la 2017/18.

«Las pérdidas de hectárea aumentaron en 24 mil ha respecto del ciclo pasado», comentan sobre una campaña que , a comparación de la anterior, quedó marcada por los excesos hídricos en los meses de octubre a enero.

«Pero esta vez no se vivió la pesadilla de la cosecha pasada, a los daños por la sequía del año pasado hubo que sumar las pérdidas que ocasionaron los temporales de lluvias en la cosecha».

Fuente: Newsagrofy.com