Localidades

Semana de Mayo: en Sarmiento invitan a vecinos a vestir sus viviendas de celeste y blanco

Será un festejo diferente a diferencia de lo que ocurría años anteriores con actos y festejos en la plaza San Martín. En este atípico 2020 autoridades comunales convocan a vecinos a vestir nuestro pueblo de celeste y blanco recordando aquel día de 1810, aquella Revolución de Mayo.

«Como cada año y respetando la tradición Argentina y sarmientina la Plaza San Martín nos convoca para los festejos patrios. Instituciones Educativas, Autoridades locales y todos los vecinos de Sarmiento nos concentramos en ella, en una mañana fría, bajo el abrigo del sol, para disfrutar de una representación en alusión a la fecha que llevan adelante los alumnos y docentes», anunciaron autoridades de la comuna local.

Pero en este año atípico, dadas las circunstancias no nos permite reunirnos y disfrutar del tradicional Acto del 25 de Mayo, desde el Ejecutivo local convocaron a todos los vecinos a vestir a Sarmiento de celeste y blanco recordando aquel día de 1810, aquella Revolución de Mayo.

«Con el Día de la Escarapela se inició la semana de Mayo, es por eso que los convocamos a colocar una bandera Argentina o un adorno celeste y blanco en el frente de nuestras viviendas para mantener viva la tradición», aclararon.

Semana de Mayo

El 25 de mayo es la fecha en la que se conmemora la Revolución de Mayo. Pero la gesta no es de un día. No. Se trató de un impulso de largo aliento que se concentró en una serie de acontecimientos que tuvieron lugar en lo que dura una semana, en la ciudad de Buenos Aires , capital del Virreinato del Río de la Plata, dependiente del rey de España .

La Semana de Mayo, el punto inicial de un proceso independentista que llevaría su tiempo pero se concretaría seis años después, el 9 de julio de 1816, comenzó el 18 y concluyó el 25. Ese año, los días cayeron viernes y sentaron las bases del por entonces futuro Estado argentino.

A continuación, lo que sucedió fecha a fecha:

• 18 de mayo

El virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros pidió al pueblo del Virreinato que no traicione a la Corona y se mantenga fiel a España, que en aquella época había sido invadida por los franceses.

• 19 de mayo

Los criollos reclaman la organización sin ningún tipo de trabas de un Cabildo Abierto para tratar la situación y analizar los pasos a seguir.

• 20 de mayo

El virrey Cisneros recibe a funcionarios del Cabildo, jefes militares y criollos, con quienes trata la convocatoria del Cabildo.

• 21 de mayo

El Cabildo toma forma y anuncia que se reunirá el 22 y que necesita contar con el apoyo de los principales vecinos.

• 22 de mayo

Tras largos discursos y más extensas discusiones, las autoridades del Cabildo deciden que es tiempo de que el virrey abandone el poder.

• 23 de mayo

El Cabildo forma una Junta de Gobierno y pone a Cisneros como presidente, decisión no bien recibida por los demás.

• 24 de mayo

La bronca crece, indigna al pueblo, que no comprende por qué desde el Cabildo volvieron a poner a Cisneros al frente. Protestan hasta conseguir la renuncia de todos los miembros de la Junta.

• 25 de mayo

Los criollos, reunidos en la Plaza Mayor (hoy la Plaza de Mayo) esperan las novedades del día al grito de: «El pueblo quiere saber de qué se trata». Ese viernes, hace 207 años, los cabildantes reconocieron la autoridad de la Junta Revolucionaria y formaron de esta manera el primer gobierno patrio.

El encabezamiento del acta decía: «En la muy noble y muy leal ciudad de la Santísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Aires, a 25 de Mayo de 1810: sin haberse separado de la Sala Capitular los Señores del Exmo. Cabildo, se colocaron a la hora señalada bajo de docel, con sitial por delante, y en él la imagen del Crucifijo y los Santos Evangelios; y comparecieron los Señores Presidente y Vocales de la nueva Junta Provisoria gubernativa, D. Cornelio de Saavedra, Dr. D. Juan José Castelli, Licenciado D. Manuel Belgrano, D. Miguel de Azcuénaga, Dr. D. Manuel Alberti, D. Domingo Mateu y D. Juan Larrea; y los Señores Secretarios Dr. D. Juan José Passo y Dr. D. Mariano Moreno, quienes ocuparon los respectivos lugares que les estaban preparados».